At this stage in my life I don’t think I'm going to write anything worthwhile.

sábado, 12 de octubre de 2013

No estaba en aquel lugar por ti. Nunca fue ese mi motivo.
La razón residía en algo mucho más trascendental.
Tú nunca llegarías a rozar un mínimo de importancia, ni aunque mis razones se deshilacharan y fueras capaz de aferrarte a uno de sus hilos para darte a conocer.
Estuve allí y tú llegaste, de la nada, como siempre. A prender un caos con el fuego de tus mejillas inmóviles.
Residía en aquel lugar miles de segundos antes que tú. Tu trabajo sólo era retozar en las cenizas de lo que un día fue un incendio provocado por mis pasos.
Pero yo perdí la capacidad de menospreciarte y te otorgué un camino a mi lado. Tú aceptaste a regañadientes, como si lo hubieses calculado todo para que funcionara de la manera correcta.
Tú nunca fuiste fuego, ni yo un océano hasta aquel día. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario