At this stage in my life I don’t think I'm going to write anything worthwhile.

martes, 2 de julio de 2013

Tienen familiaridad con nosotros, pero no logran entendernos.

Siempre hablábamos de la complexión de la vida. Decíamos, que no había necesidad más notoria que la de eliminar la polución de nuestros párpados para contemplar el brillo caótico de las estrellas.
Que el territorio donde se levantan las montañas no podía ser obra del hombre, ni que el hombre podía otorgarse el mérito de tal obra.
Mirábamos en el espejo natural de un lago, la búsqueda insaciable de la distorsión de nuestra propia imagen derrotada, para reducir importancia a lo físico y llegar a profundizar en la materia, navegar entre astillas de huesos y cartílagos, incluso sobre vasos de color violáceo, hasta toparnos con un núcleo utópico de ideas líquidas.
Corriendo así a la ruina de los lazos rotos entre las personas de madera que caminaban haciendo acto de su rutina a nuestros alrededores. 
Incitarles a pensar no era nuestro deber, el deber residía en que ellos desearan mirar más allá de su médula y corteza, que se adentraran por su propia decisión, con pies firmes a lo que sería el declive emocional de una vida de naturaleza inestable.
Que tomaran como camino, aquel que los convertirían en cenizas para renacer de nuevo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario