At this stage in my life I don’t think I'm going to write anything worthwhile.

lunes, 8 de abril de 2013

Tenían en mente que la primera canción que lograría aprender en la guitarra se trataría de la obra maestra de Oasis, Wonderwall.
Pero no podían estar más equivocados. La idea que tenían de mí quizás no era con la que contaba que tuvieran.
Si no sabían qué canción era la que tomaría como predilecta para acariciar las cuerdas de mi nueva guitarra, en cuántas cosas más acerca de mí estaban errados.
En cierta época, con la guitarra de un amigo decidí aprender Wonderwall por empuje propio. He de admitir la característica torpeza que caracterizan a mis manos y la enorme impaciencia que me caracteriza a mí. Digamos, por así decirlo, que no son ingredientes apropiados para mezclar en un mismo recipiente.
Aún así, con un tic peculiar en mi pierna derecha seguía empleando tiempo en una guitarra amiga para aprender una canción curiosa.
Guardaba tiempo para llegar a casa y ponerme con aquella que verdaderamente ampliaba mi alma al escucharla.
Mad World de Gary Jules. La había escuchado innumerables veces a piano, y podría haberme decidido a aprenderla tal y como era en el teclado que me regalaron cuando era más inocente, pero en la guitarra se destilaban más sentimientos, tan sólo tenía que aprender a mostrarle al mundo lo que no podían ver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario