At this stage in my life I don’t think I'm going to write anything worthwhile.

viernes, 26 de abril de 2013

¿Cómo se empieza a escribir cuándo no es la tristeza, si no la nada, el vacío en su máxima expresión, quien te acompaña?
Ni los ojos enfocan, ni la mente aclara.
Es la mano torpe y sin fuerzas quien se encarga de darle vida a unas sentencias inertes.
Podría ser ésta, la última carta desencadenante de otras muchas, o...




                                                                          quizás, el final que nadie espera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario