At this stage in my life I don’t think I'm going to write anything worthwhile.

sábado, 9 de marzo de 2013

Antes el ayer, desde hoy el mañana.

Hay un fragmento de esperanza que se queda en los huecos de la memoria para resurgir cuando tu propia piel se excita al recordar el tacto de un pasado en un instante presente.
Lo llamé "realidad embotellada". Y así sentía que era más propio y más definitivo.
Cuando la botella choca con los pensamientos del ayer derrama su contenido, gota por gota, hasta empaparte de recuerdos. Aunque en principio destila cierta pasión, su mayor fragancia es la nostalgia. 
Y así nos cautiva y nos vuelve presos sin cárcel palpable, tan sólo errantes de caminos recorridos que de alguna manera no llegaron a calmar las dudas del subconsciente, o de sensaciones que no queremos dejar de sentir.
Y así como quien se perfuma el cuerpo para saciar su olfato con un dulce aroma, cierras los ojos y la realidad embotellada comienza a fragmentarse, realidad que evoca al éxtasis pasivo de un sólo recuerdo.
Y puedes jurar que así como el perfume más caro es memorable, el momento renace de la nada creando una hendidura, visible a tus ojos, en tu propio pecho. 


1 comentario:

  1. Estos días salen muchas cosas de la nada O.o Buenas y... malas.

    ResponderEliminar