At this stage in my life I don’t think I'm going to write anything worthwhile.

domingo, 2 de diciembre de 2012

¡ Oh Dios, que yo soy una libertina respetuosa de toda vida ajena ! Pero ¿leyes? Oh, no, leyes a mí no.
¡ Ni frenando mis pies podrás inculcarme leyes ! ¿Qué clase de locura es esta? ¿Y mi libertad? Dejadme notar el frío invierno con mis pies descalzos, ¿Quién dijo que era obligación llevar zapatos?.
Retrocederé mil años si así puedo desnudarme ante el mundo tal y como soy.
Pero leyes, Dios, leyes a mí ningunas. 

1 comentario:

  1. Las leyes, paradójicamente, sirven para proteger y obligar. ¿No es fascinante?

    ResponderEliminar