At this stage in my life I don’t think I'm going to write anything worthwhile.

domingo, 11 de noviembre de 2012

Sabes lo que voy a decir, que dejé atrás todo. Que en alguna esquina deposité recuerdos bañados en terciopelo líquido.
Que no hay salida, porque la puerta que pintamos la borramos después. Se perdió la llave. Nos perdimos los dos tras ella.
Y Dios o cualquier cosa que quiera que exista ahí arriba sabe que me he convertido en una fábrica viviente, contaminando cada paso con el aire de los cigarros que encuentro en cada resquicio del corazón.
Qué rebeldía la nuestra, de gritar a pleno pulmón un hecho poco común. Algo no definido. Queríamos gritar y lo hicimos.
¿Qué más da que nos equivocáramos? ¿Qué más da?
A fin de cuentas no eramos tan parecidos, ni tan distintos. Andábamos en equilibrio en un cable de alta tensión. Si tú caías te desplomarías en mis brazos, si lo hacía yo despertaría.


No hay comentarios:

Publicar un comentario