At this stage in my life I don’t think I'm going to write anything worthwhile.

viernes, 19 de octubre de 2012


Nuestro lugar de origen dejó de existir. Dependemos de las ideas de un cerebro escaso de información. Deambulando por los criterios de una vida pausada.
Insignificantes voces que apenas alzan la voz para ser escuchadas. Para dar a conocer su verdadera alma.
Gritar es fácil. Pero no es necesario hacerlo. Darse a conocer depende de nuestra propia voluntad, y del tipo de fama que busques. Algunos encontrarán cobijo en el desasosiego de la multitud. Y otros encontrarán calma en su más preciada soledad. 
Gritar... ¿quién necesita hacerlo? 
Pinta las paredes de tu cerebro de un color más apto. No arañes tu lengua al intentar pausar lo que sientes, dilo. Es más fácil ser quien eres. Has nacido para estar destinado a destacar, no formes parte de la multitud. Es aburrido.
Y no te escondas en la imaginación de la eternidad, la realidad te hará sufrir, pero el resplandor de tu vida depende de ello.
Los árboles, los más fuertes y altos, los que miramos con asombro y admiración, han crecido desde sus raíces y soportado tormentas que escapaban a su control. Y su belleza, después del dolor, salió a la luz.
Recuerda, puedes escapar a un mundo de fantasía cuando la realidad te incomode, pero no debes quedarte allí por un período largo de tiempo.
Quizás te sientas a salvo del peligro, pero el mayor riesgo, es vivir una vida sin arriesgarte a sufrir, sin avanzar, sin pretender vivir. Dime, ¿Aún quieres estar en tierra de nadie?
¿ Aún quieres formar parte del resto ?

No hay comentarios:

Publicar un comentario