At this stage in my life I don’t think I'm going to write anything worthwhile.

lunes, 2 de julio de 2012

A veces no sabemos las grandes cosas que hemos hecho porque resulta que se esconden entre las letras de la rutina. Pero cualquier imperceptible cambio, surge y da más vida a nuestros días.
Recuerdo ahora, y vagamente, cuando ella mencionó las noches que pasábamos en su balcón. Casi al final del verano, esa era nuestra costumbre, dormir lo dejamos para cuando el sol quisiera mostrarnos su peor cara. La noche nos regalaba estrellas y transeúntes que pasaban frente a nuestra perspectiva del mundo.
Y hablábamos, y comíamos y reíamos. Sobretodo reíamos.
me entra la nostalgia y no sabes cuanto, que ahora todas las noches abrimos la puerta del balcón y me acuerdo de esas noches...es como mejor se ha aprovechado ese balcón. Tú y yo sentadas, mientras hablamos de nuestras cosas (épicas), y luego vamos sospechando de cualquier persona que a las tantas de la madrugada está en la calle " 
pero pronto, muy pronto lo repetiremos nuevamente



Resulta que ciertos momentos no se olvidan nunca. Y ese es el juego del recuerdo y la picardía de la mente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario