At this stage in my life I don’t think I'm going to write anything worthwhile.

sábado, 14 de abril de 2012

Año atrás regreso para pedir perdón a todas esas personas que viven aquí, en mi cabeza. 
A aquella parte de mí que nunca valoré y que hoy renace. 
A la debilidad que destrocé a base de sufrimiento.
A mi piel, por dibujar sufrimiento en ella cuando sentía que el aire no llegaba. A esa cicatriz que queda cubierta de arte y tinta y un punto de vista positivo.
A la incansable que busca la perfección. Y a la vaga, que perdería una semana mirando el techo de su habitación.
A la que llora por que el mundo no le entiende, o por que la fe se escapó de su vista para luego regresar a escondidas. A la que pierde la cabeza cuando está rodeada y cuando está sola. 
A la inconsciente que habla por hablar y acaba haciendo daño. Y a la empática que sufre lo que los demás sienten. A la que se pregunta ¿ Todo estará bien ?. Y a la que sueña demasiado, de día, de noche, o soñando. 
A la que escucha música y se imagina en el escenario. La que tiene los dos pies en la tierra y lucha por un futuro estable, sin caprichos, ni lujos. La que piensa en formar una familia y sólo cree en las sonrisas.
A la cursi que escribe esto. A la que más de una vez optó por destruir lo que con sus manos había creado. La que de lo malo, saca lo constructivo. La que hace muecas cuando se mira en el espejo, por que la seriedad ya no le gusta. Y a las infinitas personas más, que se esconden entre capas y capas de nubes.
Perdón por ausentarme. Pero regresé, siendo quien era, me encontré. Por fin conseguí reuniros todas en una, porque soy el conjunto de vuestros defectos y virtudes. Vuestras manías y pérdidas de tiempo. Perdón por la ausencia, pero ya estoy en casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario