At this stage in my life I don’t think I'm going to write anything worthwhile.

domingo, 25 de marzo de 2012



Mírame, no estoy triste, ni desilusionada. Ando un poco perdida, colgando en palabras, pero con las ideas claras. 
Tal vez la vida no me ha salido del sabor que más me gusta, pero adaptaré mi paladar para aprovecharla al máximo.
Y sé que ya lo tuyo no es teatro, que igual que lo mío no es drama, las cosas pasan y cambian. 
Ni los sueños más bonitos se quedan en las sábanas. Ni los abrazos más cálidos en el cuerpo se marcan eternamente.
Que la mano que te sostiene hoy, puede o no puede sostenerte mañana. Y que todo lo que tocamos cambia de un modo u otro.
El corazón a veces late lento, y otras veces más rápido. Y el cerebro, si no trabaja no está tranquilo.
El aire que entro en mis pulmones, salió mientras te hablaba y si lo escuchas entenderás de que te hablo. 
Las caricias en el cuello son recuerdos de tus manos y ese resplandor en el cielo, el suspiro de un poeta vagabundo que por las calles va escribiendo los presagios de su vida.
Somos lo que somos, y el mundo es nuestro plató. Si dejas de actuar, no se baja el telón. Por que la vida sigue, contigo, sin ti, conmigo, sin mí. Pero dejaremos un cambio a mejor en él.
Un latido, un corazón, un sentimiento, una canción. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario