At this stage in my life I don’t think I'm going to write anything worthwhile.

sábado, 3 de marzo de 2012



Lo que no le conté a nadie fue que ese día lloré. Lloré a tal extremo de convertirme en un río que surca un caudal de huesos. 
Algo estaba naciendo dentro de aquella decisión, y era la muerte de muchos recuerdos.
Impregné mi piel de punzadas repletas de sentimientos. Y la tinta marcaba una historia sin final escrito. 
Me marchaba para no volver y los semáforos me daban vía libre para escapar. Así que, no luché contra el destino y dejé que me guiara a la perdición de mi control.



No hay comentarios:

Publicar un comentario