At this stage in my life I don’t think I'm going to write anything worthwhile.

domingo, 26 de febrero de 2012



Ser mujer es una de las cosas que por selección al pensamiento más me agrada ser. El pensamiento y el encanto. La dulzura y la braveza que contiene la mujer no se encuentra en pequeñas dosis en ningún lado.
Somos la droga del mundo camufladas de serenidad y cordura.
Una mente en expansión y unas manos trabajadoras. Condescendientes, generosas, a veces frágiles y siempre humanas.
Nos ataca el sentido de la empatía y bienestar ajeno. Yo valoro a esa mujer que escucha y calla sus pensamientos y luego grita sus ideas.
Es fácil de admirar que somos el ejemplo flexible de una perfección no-perfecta pero pura. 
Somos las raíces de la naturaleza que sostienen un mundo agrietado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario