At this stage in my life I don’t think I'm going to write anything worthwhile.

viernes, 18 de noviembre de 2011



Ayer mientras cientos de gotas de agua caía sobre mi, inundando cada poro de mi piel. Mientras me sentía protegida por la nada y acurrucada por la música de fondo.
Mientras la vela del suelo se consumía más lentamente que yo, y los segundos de cada respiro se convertían en horas de silencio interrumpido por la lluvia cálida de la ducha.
Me percaté, de nada y de todo. Me dolía el pecho pero no sabía localizar el foco que provocaba semejante dolor.
"qué triste" pensé. Por mucho que mis ojos miraran a través de cristales amorfos, no conseguían ver otra realidad.
Cerré el grifo y me quedé mirando las piernas lángidas y pálidas.
Apoyé mi espalda en la pared. Y por minutos, decidí encarar el mundo.
Noté como cada gota se evaporaba y me abandonaba con prisa para irse un poco más lejos de mi, hasta noséhaciadónde, la ciudad de los perdidos.
Me quedé embobada mirando la llama de la vela tambalearse, que parecía que se apagaría, y volvía a brillar con más fuerza. Intermitentemente, sin sentido, seguía con vida. Haciéndose grande. Sintiéndose más fuerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario